Copas Stölzle Lausitz

Copas Stölzle Lausitz

Prestigio internacional

Más de cinco siglos avalan la región alemana de Lausitz como pionera en la fabricación de cristalería de excelente calidad. Una larga tradición que ha llevado a Stölzle Lausitz a ser reconocida internacionalmente y a exportar sus copas, libres de plomo, a todo el mundo.

Por este motivo, el sumiller de nuestra bodega ha seleccionado especialmente para nuestros clientes la serie Quatrophil, una colección de copas de diseño moderno y atemporal de gran brillo y excelente dureza.

Gran Sumiller

Para vinos tintos crianza, reserva y gran reserva.

Copa bordelesa de gran tamaño. Su gran apertura maximiza el contacto del vino con el aire, facilitando su oxigenación y la aparición de los aromas de crianza (más pesados). Además, su boca ancha y recta es ideal para la degustación de los vinos tintos más tánicos y poco ácidos, pues dirige al vino hacia el centro de la lengua, creando una armonía entre las sensaciones de fruta, taninos y acidez.

Sumiller versátil

Para vinos blancos y rosados. Vinos tintos jovenes, semicrianza y crianza. Cavas gran reserva.

Copa de vino de tamaño medio. Su apertura, más estrecha que su cuerpo, ayuda a concentrar los aromas más volátiles del vino (aromas primarios a fruta y a flores), mientras que su curvatura dirige el vino a la punta de nuestra lengua reduciendo la acidez y potenciando las sensaciones afrutadas. Además, su largo tallo es ideal para conservar la temperatura correcta de servicio.

Sumiller de cava

Para cavas jovenes y reserva.

Copa de vino espumoso diseñada especialmente para disfrutar de cavas jóvenes y reserva. Su estructura tipo tulipa concentra los aromas y evita que el carbónico escape. Además, su curvatura dirige el vino a la punta de nuestra lengua para reducir la acidez natural del cava.

Petit Sumiller

Para vinos tinto crianza, reserva y gran reserva.

Copa de vino de gran tamaño sin tallo. Su boca ancha y borde abierto son muy adecuados para los tintos de alta acidez y taninos moderados, pues el vino se dirige hacia el borde de la lengua, aumentando la sensación afrutada y equilibrándola con la elevada acidez.