La fauna de la vid: la mariquita
Comentarios
Marieta de 7 punts
Marieta de 7 punts

La mariquita de siete puntos

Uno de los insectos que más ilusión nos hace encontrar en la viña de la Sínia (Muntanyes d’Ordal) es la mariquita (Coccinella septempunctata). Su nombre hace referencia a los siete puntos negros que tiene en la espalda: tres en cada ala (o élitros) y el séptimo justo en medio donde se juntan las dos. El nombre científico deriva del latín septem “siete” y punctata “punteada”.

Es la mariquita más común de Europa y uno de los grandes aliados del viticultor en la lucha contra el pulgón. Tanto los ejemplares adultos como las larvas son grandes depredadores de esta plaga. Por este motivo, se instalan hoteles de insectos a los márgenes de la vid para favorecer su presencia. Estos "hoteles" están construidos con troncos agujereados y cajas viejas colocadas estratégicamente para generar rincones y espacios donde los insectos se pueden instalar fácilmente. Si en años de mucho pulgón la población de estos alojamientos no es suficiente, se pueden liberar larvas de mariquita criadas en viveros durante la primavera.


Mariquita de 7 puntos cubierta de polen
Mariquita de 7 puntos cubierta de polen
Mariquita de 7 puntos
Mariquita de 7 puntos

La mariquita roja no es la única mariquita que podemos encontrar en la viña. Algunas veces, también nos visita la mariquita de veintidós puntos (Psyllobora vigintiduopunctata>) que, a diferencia de la mariquita de siete puntos, tiene veintidós y es de color amarilla. Además, se alimenta de hongos que también pueden atacar la viña, como el oídio.

Como veis, favorecer la biodiversidad de la flora y la fauna en los viñedos es fundamental para garantizar la viabilidad de la vid y de los grandes vinos.


Mariquita de 7 puntos
Mariquita de 7 puntos
Mariquita de 22 puntos
Mariquita de 22 puntos
Dejar un comentario
Tienes que ser un usuario registrado para poder comentar
Relacionados