Las dos caras de La Rioja
Comentarios
Viñedos en La Rioja Alta
Viñedos en La Rioja Alta.

¿Barrica bordelesa o fudre de gran capacidad? La eterna dicotomía en la crianza de los vinos en La Rioja.

La relación de la madera con el vino es una historia que se pierde en la noche de los tiempos. Sin embargo, sabemos gracias al escritor latino Plinio el Viejo (23 dC, Como - 79 dC, Estabia) que los pueblos celtas que habitaban los Alpes ya conocían la técnica de doblar la madera y fijarla con círculos a principios de nuestra era. Los romanos, que aún transportaban el vino con ánforas y tinajas de barro, adoptaron ese nuevo recipiente, más resistente y manejable, con los brazos abiertos y popularizaron su uso por todo el imperio. Además, descubrieron que los vinos que se enviaban muy lejos, de manera sorprendente, mejoraban cuando llegaban a destino.

Dos mil años más tarde, el uso de la barrica todavía está vigente, pero ya no como un medio de transporte y almacenamiento (herramienta logística) sino como una técnica más del proceso de vinificación (herramienta enológica). Y a diferencia de los romanos, los cambios fundamentales que suceden durante la crianza del vino se han podido entender, estudiar y clasificar. La madera es responsable de la cesión de nuevos compuestos y de la alteración de otros preexistentes. Estos nuevos compuestos ayudan a estabilizar el color del vino, a suavizar el sabor y a modificar su perfil aromático (formación de aromas terciarios o de crianza). El encargado de controlar estos cambios es el enólogo, que tiene a su disposición un amplio abanico de barricas de diferentes tamaños, materiales y características para decidir qué rumbo emprende cada vino.

En La Rioja, históricamente, se había utilizado el fudre (barrica grande) de roble húngaro o eslavónico (Quercus robur) de hasta 5.000 litros de capacidad para envejecer los vinos. No fue hasta la llegada de los franceses a finales del siglo XIX que se empezó a utilizar la barrica bordelesa de 225 litros de capacidad, convirtiéndose en el recipiente más utilizado en la crianza de los vinos de la D. O. Ca. Rioja y la protagonista de nuestra gama Clásicos de La Rioja.


Características de la barrica bordelesa
Características de la barrica bordelesa.
Características del fudre
Características del fudre.

La barrica bordelesa, construida con madera de roble americano (Quercus alba) o roble francés (Quercus petraea), es muy rica en componentes aromáticos como la whisky-lactona (coco y madera tostada) y los compuestos vainillínicos (aromas de vainilla). Además, su tamaño más pequeño favorece un mayor contacto de la madera con el vino, traspasando con más rapidez sus aromas y favoreciendo la obtención de vinos más complejos.

En cambio, el fudre de roble húngaro o eslavo (Quercus robur), protagonista en dos vinos de nuestra gama Senderos, traspasa los aromas al vino más lentamente y en menor medida, aportando delicados aromas de miel, almendras y especias picantes. Al ser un recipiente más grande que la barrica bordelesa solo una pequeña cantidad de vino entra en contacto con la madera, reduciendo su aportación aromática y respetando más los aromas primarios (afrutados y florales) del vino.

Dejar un comentario
Tienes que ser un usuario registrado para poder comentar
Relacionados